En Maule INIA capacitó a asesores de pequeños productores en uso de endófitos para controlar plagas y enfermedades

0

 

Durante 2017, la superficie nacional de hortalizas, tanto para consumo fresco como para
la agroindustria, alcanzó las 70 mil 707 hectáreas, siendo la Región Metropolitana la más
importante con 21 mil 894 hectáreas (30,9%) seguido de O’Higgins con 10 mil 135 ha
(14,3%) y de la Región del Maule con 10 mil 042 ha equivalentes al 14,2%.
Este tercer lugar en la superficie hortícola nacional, se traduce en que la Región del Maule
es la principal abastecedora de verduras de la zona sur, agrupando a un importante
número de pequeños productores.
Sin embargo es la producción bajo plástico la que ha experimentado un gran crecimiento
en las dos últimas décadas en la Región, alcanzando una superficie que oscila en torno a
las 250 hectáreas, la segunda a nivel nacional tras Valparaíso. Para ello, los agricultores
han debido desarrollar sistemas altamente intensivos en la producción de tomate, pepino,
pimiento, ají y lechuga, controlando plagas y enfermedades, en su gran mayoría, con
ayuda de plaguicidas químicos altamente tóxicos.
Agricultura limpia con hongos endófitos
Considerando la relevancia del sector, más de 50 profesionales y técnicos vinculados a la
agricultura familiar campesina provenientes de las cuatro provincias de la Región del
Maule se capacitaron en el uso de hongos endófitos para el control de plagas y
enfermedades en hortalizas. La actividad, realizada en INIA Raihuén (Estación Villa Alegre),
contó con la presencia de 10 profesionales y técnicos de INIA que montaron un taller con
actividades teóricas y prácticas, para explicar de mejor manera esta herramienta del
control biológico de plagas y enfermedades agrícolas.
En términos generales, los hongos endófitos son hongos microscópicos que viven en los
tejidos de las plantas, generándole grandes beneficios como estimular su crecimiento y
hacerlas más resistentes al ataque de plagas y enfermedades.
Tres fueron las charlas dictadas por las investigadoras Paz Millas (fitopatóloga) y Lorena
Barra (especialista en hongos endófitos), ambas del INIA Quilamapu de Chillán. Las
presentaciones tuvieron por finalidad orientar a los productores acerca de las
problemáticas ambientales, sociales y económicas que generan el abuso de plaguicidas
químicos regularmente usados por ellos, en comparación con el uso del control biológico,

específicamente hongos endófitos para contrarrestar la acción de botrytis y mosquita
blanca, entre otros.
Desde el punto de vista práctico, se montaron tres estaciones tendientes a identificar
correctamente las enfermedades que más afectan a la producción hortícola regional.
Ayudados por microscopios y lupas, los asesores pudieron observar aspectos invisibles a
simple vista como las estructuras de los patógenos, la forma en como enferman a las
plantas y los síntomas de las enfermedades más importantes que las afectan como
“pudrición blanda”, “pudrición gris”, “tizón tardío” y “pudrición del tallo”.
También se indicó la forma correcta de usar los hongos endófitos, haciendo énfasis en el
momento de aplicación, su modo de acción y persistencia. Finalmente, se mostró la forma
en que INIA masifica industrialmente los hongos endófitos, así como el desarrollo de dos
formulaciones que mejoran la efectividad del endófito y facilitan su uso por parte de los
pequeños agricultores.
Tras la jornada de capacitación, los asistentes manifestaron su conformidad, ya que
vincula a INIA con la pequeña agricultura para trabajar en conjunto en la disminución de
los plaguicidas químicos en la producción de hortalizas.
Este primer taller destinado a asesores técnicos vinculados a la AFC se desarrolló en el
marco del proyecto “Endófitos nativos para el control de plagas y enfermedades” que
financia el Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) de la Región del Maule y que
ejecuta INIA en alianza con la empresas de investigación y desarrollo (I+D) Agroecología
Ltda. y Nutrifert, además del Programa de Desarrollo Local (Prodesal) de INDAP y la
Municipalidad de Maule.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *