Eucaristía y llamado a respetar el trabajo de carabineros recordó a funcionario abatido en Longaví

En la oportunidad acompañó a la familia, amigos y colegas del extinto policía que
murió tras recibir un impacto de bala en un procedimiento policial ocurrido en la
comuna de Longaví el año pasado, convirtiéndose en el mártir número 1.201 de la
institución.

“Envío un afectuoso saludo a la familia del carabinero fallecido y hago un llamado
a la comunidad a respetar su labor, porque ellos sólo tienen que hacer cumplir la
ley y nosotros respetarla”, acotó la autoridad comunal.

La homilía se realizó en la parroquia San Lorenzo de Longaví y contó con la
asistencia del alcalde, los concejales Nancy Silva, Rafael Pérez y Robin Araya,
una delegación de Bomberos y estudiantes de algunos colegios de la comuna.

Al respecto, la concejala Nancy Silva indicó que “fue una misa muy emotiva que
nos recuerda un hecho doloroso. Quise estar presente para apoyar a la familia y a
nuestros Carabineros. Esperemos que este tipo de hechos nunca se vuelvan a
repetir en nuestra comuna”.

Por su parte, el concejal Robin Araya explicó que fue invitado por la familia del
mártir de Carabineros, “estuvimos acompañando a Paulina, a su hija y a toda la
familia de Carabineros en este triste recuerdo que enlutó a toda una comuna el
año pasado. Esperamos que la familia siga avanzando en recuperarse de estas
situaciones que nadie está preparado para enfrentar”.

De la misma manera, Araya manifestó que espera “se haga justicia” en este caso,
“que la persona que está involucrada en esto tenga su castigo como corresponde,
que los jueces apliquen sanciones ejemplarizadoras y que de una vez por todas
respetemos a Carabineros de Chile”.

Finalmente, el jefe de la subcomisaría de Longaví, Teniente Luis Llévenes,
agradeció a todos quienes asistieron a la misa y destacó la presencia de los
padres del funcionario fallecido, quienes viajaron a Longaví y de la señora con su
hija, quienes se radicaron en esta comuna. “Como institución nosotros seguimos
trabajando con la comunidad y mantenemos la misma buena relación que siempre
ha existido. Yo soy un convencido que en Longaví no hay delincuentes y los que
cometen este tipo delitos o hechos vienen desde afuera”, agregó.

El momento más emotivo de la misa fue la interpretación de cánticos del coro de
niños de la escuela Juan De La Cruz Domínguez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *