Masiva respuesta tuvo XIII Fiesta de la Esquila en Colbún

0

Miles de asistentes tuvo la versión XIII de la Fiesta de Esquila de Quinamávida en la
comuna de Colbún, que se atrasó en un día, debido a las fuertes ráfagas de viento y lluvia
en la zona.
Esta celebración comenzó con un grupo de vecinos de este pueblo artesanal, que tenían la
idea de dar a conocer todo lo realizado con la lana de la oveja, y el gran trabajo que
realizan las tejedoras de este pueblo artesanal.
El Alcalde de la comuna de Colbún, el Doctor Hernán Sepúlveda, valoró esta instancia, que
cuenta con el apoyo del municipio, y el financiamiento del Gobierno Regional del Maule,
“Quinamávida destaca esta tradición centenaria hace más de 10 años, acá en esta fiesta se
muestra todo el proceso, desde que se corta la lana, hasta que se confecciona la artesanía,
y lo acompañamos con folclor, comida típica, es una d las actividades más importantes de
la comuna de Colbún y de nuestra región, esta actividad comenzó como una actividad de
los vecinos y ahora tiene un prestigio de nivel regional, por el trabajo en conjunto que se
realiza entre todas las autoridades y los vecinos”.
En esta ocasión los visitantes pudieron disfrutar de la comida típica, el folclore y también
de la artesanía, pero además pudieron conocer todo el proceso de la lana, desde la
esquila, hasta el lavado, el teñido y finalmente los tejidos que realizan las mujeres
quinamavidenses.
“Contentísimo por realizar un año más esta fiesta, porque mucha gente estaba
preocupada si es que íbamos a hacer esta esquila, por el tema del tiempo, es una
celebración arraigada en la región, porque hemos tenido apoyo de Linares, Talca y Curicó,
y acá mostramos artesanía, esquilado de oveja, comida y hasta entretenciones para los
niños”, agregó Mauricio Alarcón, Presidente del Centro Cultural Fiesta de la Esquila de
Quinamávida.
La esquila de ovejas en Quinamávida
La esquila consiste en cortar la lana de las ovejas, actividad que se realiza en los meses de
primavera y verano, pero que además se ha perdido durante los últimos años en la
localidad de Quinamávida, por eso la importancia de destacar esta tradición con una
fiesta.

“Yo hace 10 años estoy todos los años acá, porque ya no hay mucha juventud, no creo que
los jóvenes vayan a aprender, tal vez con una máquina, pero con la tijera no, nosotros solo
cortamos el pelo y las señoras hacen el proceso, la lavan, la tiñen y la tejen”, agregó Omar
Reveco, esquilador de Quinamávida.
La artesanía y la mejor gastronomía
Las tejedoras de Quinamávida se han agrupado en distintos grupos, con el único objetivo
de preservar tradiciones ancestrales como el tejido a telar, por lo que destacan esta fiesta
que ya lleva 13 años arraigada en este pueblo.
“Nosotros hacemos el esquilado, porque desde que nacimos somos artesanas, somos de
acá y nuestra labor es hacer artesanía en lana de oveja, nosotros teñimos con yerbas
naturales, el hilado, todo hecho a mano, salen lindas piezas de todo lo que hacemos,
nosotros nos sentimos muy valoradas, porque el turista nos valoriza mucho, nos hemos
ganado premios, y nuestros trabajos se van a Japón, Alemania, y muchos países”, señaló
Myriam Vásquez, Tejedora de Quinamávida.
Silvia Freire, Tejedora de Quinamávida también valoró esta fiesta de la esquila, “esta es
una tradición que tiene que continuar, porque esto es lo más lindo que tiene el pueblo, la
idea es continuar con la artesanía y seguir haciendo cosas más nuevas, algunas nuevas
generaciones aprenden, yo por ejemplo de los 5 años empecé a hilar y después a tejer”.
La artesanía no fue la única protagonista, sino que también la gastronomía, como por
ejemplo el cordero al palo, las prietas con papas, la cazuela de pollo de campo, entre
otros, “teníamos cazuela de gallina feliz, pero se nos acabó, además prietas, pero gracias a
dios nos fue bien, vendimos todo los alimentos que teníamos, todo pasa por algo y parece
que fue mejor suspender el primer día”, señaló Leticia Valdés, del puesto las Ovejas con
Experiencia.
Asistentes valoraron la fiesta
La fiesta contó con música en vivo, la que deleito a los asistentes, con exponentes como
las Camelias, Anturrayen, Hutaña, Hacienda de Pilocoyán, entre tantos otros grupos que
se hicieron parte de esta celebración.
“De eso se trata, de las tradiciones, de este pueblo y todos sus alrededores, y más todavía
con la esquila, que es algo nuestro, de nuestro pueblo, está todo muy lindo”, indicó Flor
Yévenes, una de las asistentes a la fiesta; lo mismo que destacó Roberto Gómez quien
también estuvo en la Escuela de Quinamávida, “todo bonito, porque la gente tiene para
distraerse, ya comimos cordero y estaba todo muy exquisito y los tejidos son muy bonitos
también”.

Mariela Gutiérrez asistió con su hija y también disfrutó del cordero al palo, “estaba
espectacular, acá las tradiciones son buenas, yo he venido otros años y siempre vuelvo, el
show es muy bueno, yo vengo de Vara Gruesa, así que visitó acá siempre”. Miguel Arriaza
y su esposa Ana Gallardo llegaron desde Linares, “es bueno mantener las tradiciones de
nuestra tierra, yo probé el rico cordero y me gustó mucho, así que me gustó mucho la
artesanía y le compré unos calcetines de lana a mi esposa”.
“Estuve viendo la esquila, he disfrutado mucho de esta fiesta, tienen que rescatarse las
tradiciones, nos queda poco folclor, y esto nos ayuda y nos llena de energía, agregó Ángel
Godoy, también asistente a la fiesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *