Nuevo grupo de migrantes haitianos certificaron español en Talca

Con éxito se certificó en la Universidad Católica del Maule un nuevo grupo
de migrantes haitianos, quienes entre mayo y septiembre participaron del III Curso
de Español para Migrantes que desarrolla de manera conjunta la Escuela de
Pedagogía en Lengua Castellana y Comunicación y el Centro de Estudios
Migratorios e Interculturales del plantel.
Sobre cómo se desarrolló esta positiva experiencia de aprendizaje e inclusión de
los migrantes haitianos en Talca, Deyanira Benavides, estudiante de la UCM y
voluntaria en el curso señaló que “En general, fue un muy buen curso y grupo de
estudiantes, interesados, participativos y responsables, en donde se pudo generar
harto conocimiento, tanto del equipo de monitoras como hacia ellos y viceversa”,
indicó.
Regularmente asistieron cerca de 35 estudiantes migrantes, detalló la futura
docente. “El curso era abierto y gratuito e incluso llegaron a asistir más 45
estudiantes en los primeros meses. Su participación este año fue muy
comprometida, asistían a cada clase, participaban en las actividades, por lo que
los describo como un grupo de personas muy comprometidas y responsables con
el curso”, comentó.
Prácticas no convencionales
Las clases de español fueron impartidas por profesoras en formación de la
Escuela de Pedagogía en Lengua Castellana y Comunicación de 3er y 4to año,
grupo de 10 voluntarias comprometidas con la iniciativa que trabajaron en duplas
en cada clase.
Este tipo de acciones, destacó Deyanira, “Tienen una relevancia fundamental,
primero porque estamos satisfaciendo una necesidad de nuestra sociedad, que es
derribar la barrera idiomática, y de esa forma aportamos para construir una
sociedad más inclusiva. En segundo lugar, tiene una relevancia fundamental para

nosotras como profesoras en formación, porque son instancias de práctica no
convencionales, que nos dan la oportunidad de aprender desde otros espacios”,
afirmó.
Para la directora de la Escuela de Pedagogía en Lengua Castellana y
Comunicación de la UCM, Giselle Bahamondes, estas acciones que partieron el
2016 en beneficio de la comunidad migrante y que responden a una necesidad
sociocultural, son oportunidades de prácticas pedagógicas innovadoras para los
estudiantes de cursos superiores de la carrera. “El voluntariado conformado por
los futuros maestros de lengua castellana y comunicación ha buscado desde sus
inicios favorecer espacios de desarrollo comunicativo eficaz a través de
herramientas y estrategias esenciales para el aprendizaje de la lengua castellana
(…) generando un espacio de acción pedagógica distinta y una práctica no
convencional en la que prima la interacción, el diálogo y la creación colectiva por
ejemplo en la construcción de las clases al servicio de la comunidad migrante”,
expresó la directora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *