Uso de “Eye-tracking” para evaluar plataformas web del Mineduc

El estudio del Centro de Innovación en Tecnologías de la Información para Aplicaciones Sociales de la Universidad de Santiago, utilizó el “eye-tracking” en su metodología y plantea el desafío de mejorar la usabilidad de las plataformas e incorporar información que le facilite a los docentes los procesos de inclusión educativa.

Académicos de la Universidad de Santiago de Chile realizaron una investigación del Fondo de Investigación y Desarrollo en Educación (FONIDE), para estudiar el uso que le dan los profesores de educación básica y media al Portal de Apoyo a la Implementación Curricular del Ministerio de Educación: “Currículum en Línea”. El estudio del Centro de Innovación en Tecnologías de la Información para Aplicaciones Sociales de la Universidad de Santiago, Citiaps, utilizó el “eye-tracking” para evaluar y mejorar la usabilidad de las plataformas e incorporar información que le facilite a los docentes los procesos de inclusión educativa.

“El contar con este tipo de estudio permite tomar decisiones respecto a la implementación de distintos tipos de recursos digitales y, con ello, lo necesario para que estas herramientas sean usadas y adoptadas por los usuarios. Por otra parte, facilita la toma de decisiones respecto a políticas públicas en esta materia.  De poco sirve invertir una cantidad importante de recursos sino cuentas con una adecuada evaluación de las herramientas tecnológicas que quieres implementar” señala el académico Ariel Segovi de Citiaps.

 

Metodología innovadora

Esta investigación se desarrolló con una metodología basada en entrevistas y cuestionarios dirigidos y adaptados a grupos específicos, lo cual fue complementado con una la tecnología de rastreo y registro de la mirada conocida como “eye-tracking”.

El “eye-tracking” ha sido utilizado, principalmente, en marketing y publicidad, en estudios sobre impacto de anuncios publicitarios en soportes visuales, dado que los lentes “eye-tracking” permiten hacer un rastreo ocular para registrar con alta precisión y velocidad las zonas de la pantalla donde el sujeto va fijando su mirada.

Esta herramienta tecnológica se implementó en este estudio de manera controlada, donde los usuarios se enfrentaron a los portales haciendo uso de los lentes. Gracias a esto, se determinó qué zonas de la plataforma digital son más llamativas para los usuarios, así como el orden de exploración visual del portal para determinar qué tan rápido y con cuanta facilidad son encontrados los elementos de interés.

La investigación se materializó en 46 establecimientos educacionales, pertenecientes a la Región Metropolitana, la Región de O’Higgins y la Región de la Araucanía y contó con la participación de 693 docentes.

“A nuestro parecer esta información puede promover, restringir o impedir el desarrollo de diseños instruccionales inclusivos. Con los resultados, se logró identificar la necesidad de implementar un plan de capacitación para docentes y asistentes de la educación respecto al uso de los portales del Ministerio de Educación, con el fin de entregar herramientas asociadas al uso y contenido de dichos portales, para que estos cumplan con su objetivo” enfatiza el académico.

Respecto a los resultados como tal, los docentes aseguraron que existe un alto conocimiento de otros portales, por ejemplo, el portal Educar Chile, por sobre el conocimiento de Currículum en Línea. En este sentido, la proporción de docentes que declara no conocer ninguno de los dos portales es mayor en la administración delegada, que lo declarado por los establecimientos particulares subvencionados y de administración municipal.

Por otro lado, quienes utilizan mayoritariamente ambas plataformas son las mujeres y los docentes de enseñanza básica.

Respecto al no uso de estas plataformas, el motivo con mayor adherencia es la preferencia de otros recursos online o digitales. En tanto, las propuestas de mejoras se basan, principalmente, en la organización de contenidos para permitir que los usuarios encuentren la información más fácilmente y en la disposición de los elementos gráficos en las páginas, sin considerar elementos de diseño visual como colores y tipografías. Finalmente, la investigación arrojó la necesidad de incluir contenido con material que apoye a los y las docentes en la inclusión de estudiantes con necesidades educativas especiales o que no tengan el español como lengua materna.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *